El trading y la superación personal en tiempos de coronavirus


Hoy les traigo un artículo no técnico, quizá para tener en cuenta en estos tiempos, y tiene que ver con el crecimiento personal que significa para muchos comenzar a dar los primeros pasos en este mundo del trading.

Cuando decidimos empezar nos acercamos, probablemente, mediante el estudio de algún curso de los tantos disponibles en Internet, o a través de un mentor que nos acompañó en el proceso. Y empezamos a darnos cuenta de lo importante que es —por ejemplo— la psicología si realizamos trading en forma manual. E, incluso, si realizamos trading algorítmico es necesaria la psicología, porque cuando el robot entra en una racha negativa, podemos cometer el error de querer pararlo sin esperar que el mismo se recupere y entre en términos positivos, como suele pasar con muchas estrategias aplicadas por estos.

Todas las estrategias tienen correcciones; es decir, momentos en que se empieza a perder, pero esas pérdidas son necesarias para un sano crecimiento de nuestro capital ya que si no las tuviéramos, y el capital creciera mucho en poco tiempo, siempre se produciría un pequeño efecto burbuja que terminaría comprometiendo todo nuestro crecimiento. Pero, como comentaba —y para no irme del punto al que quiero llegar—, todos pasamos por esas correcciones o rachas negativas antes de la recuperación.

Y es en esos momentos en los que tenemos que tener la cabeza bastante fría, y no salirnos de las reglas de nuestra estrategia, aun cuando no veamos resultados. Si, por el contrario, abandonamos esas reglas, entramos en el caos del mercado, en no saber qué es lo que hay que hacer, y nos perdemos en ese mercado que prácticamente se come nuestra cuenta.

Así como eso pasa en el mercado financiero, también sucede en la vida: en ella también tenemos nuestras reglas, que pueden ser morales, religiosas —como los 10 mandamientos cristianos—, reglas de éxito de algún mentor que haya alcanzado algún objetivo que consideremos importante en la vida, reglas que nos enseñaron nuestros padres, etcétera. Y, si no seguimos ese conjunto de reglas, entramos en un caos; y entre no saber qué hacer y sumergirnos en ese caos, o elegir reglas que tuvieron el precedente probado de alcanzar un determinado objetivo, ¿cuál de las dos opciones piensan que es más racional?

Tanto el mundo como el trading te exigen ser más racional y menos emocional; en el trading se habla de psicología, de adherirse a nuestro plan con la cabeza fría. Suena difícil pero, quizá, no se trata de deshumanizarse: también se puede hablar de fe en nuestro plan o estrategia de inversión.

En la vida pasa exactamente lo mismo, tenemos que tener convicción y creencia o fe en ese conjunto de reglas que seguimos, aun en nuestros momentos malos. Porque, sin seguir ese conjunto de reglas, no podemos alcanzar la tan preciada recuperación y el posterior crecimiento, que puede ser personal, espiritual si seguís una religión, de nuestro capital en las inversiones, o de nuestra misma felicidad. En la vida, como en el trading, también tropezamos y nos salimos de las reglas porque somos personas, pero en ese proceso aprendemos a mejorar nuestra fe y convicción en ese conjunto de reglas que nos quita la incertidumbre y nos lleva con más probabilidad estadística a alcanzar un resultado.

Y eso, como he dicho, no implica deshumanizarse. Comprender esto, después de ver algunas gráficas y analizar resultados en mis primeros pasos en esta carrera, me hizo ver la importancia de las reglas tanto en la vida como en el trading. He visto muchísimas recuperaciones en las estrategias que ejecutan mis robots; me cansé de verlas, lo suficiente como para darme cuenta de esta cuestión y poseer experiencia acerca de ella. Eso es lo que caracteriza al trading con algoritmos: que los mismos son racionales y no se rigen por emociones como los seres humanos.

No obstante, como ya señalé, no se trata de quitarnos esa condición natural humana y ser como esos algoritmos, sino que se trata de desarrollar nuestra fe o sistema de creencias en esas reglas que nos llevan a alcanzar el tan preciado objetivo. Y es justamente fe lo que necesitamos en estos tiempos.

Y para ustedes, ¿significó también el trading un crecimiento personal? ¿Cómo mejoro su vida? ¿O no tuvo influencia sobre ella?

Por Fernando J De Mendonça

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*